15 árboles y arbustos decorativos para otoño e invierno

Los árboles y arbustos que nos regalan coloridos frutos ornamentales en otoño e invierno son una verdadera joya en el jardín. No solo aportan belleza y alegría a nuestro entorno, sino que también pueden atraer a la fauna local, como pájaros y mariposas, que se alimentan de estos frutos. En este artículo, te presentaré 15 especies de árboles y arbustos que destacan por sus hermosos frutos, que van desde tonos rojos y naranjas hasta morados y azules, añadiendo un toque de color a la temporada otoñal e invernal.

1. Cornus kousa

El Cornus kousa, también conocido como «árbol del membrillo japonés», es un árbol ornamental que produce pequeños frutos de color rosado a rojo intenso en otoño. Estos frutos son comestibles y atraen a aves como los zorzales, que se alimentan de ellos. Además, el Cornus kousa destaca por su hermosa floración primaveral, lo que lo convierte en una planta muy apreciada en jardinería.

2. Cotoneaster horizontalis

El Cotoneaster horizontalis es un arbusto de follaje denso y extendido que produce pequeños frutos rojos brillantes en otoño e invierno. Estos frutos son muy llamativos y contrastan con el verdor de sus hojas, lo que lo convierte en una excelente opción para dar color al jardín durante los meses más fríos del año. Además, el Cotoneaster horizontalis es una planta resistente y fácil de cuidar, ideal para principiantes en la jardinería.

También te puede interesarColores del año 2021: Follaje gris y flores amarillasColores del año 2021: Follaje gris y flores amarillas

3. Crataegus monogyna

El Crataegus monogyna, conocido como «espino blanco» o «majuelo», es un arbusto nativo de Europa que produce pequeñas bayas rojas en otoño. Estas bayas son apreciadas por las aves silvestres, que se alimentan de ellas durante la temporada de frío. Además, el Crataegus monogyna tiene un hermoso follaje primaveral y flores blancas muy decorativas, lo que lo convierte en una planta versátil y atractiva para el jardín.

4. Pyracantha coccinea

La Pyracantha coccinea, también conocida como «espino de fuego», es un arbusto espinoso que produce abundantes racimos de frutos rojos en otoño e invierno. Estos frutos son muy vistosos y duraderos, por lo que la Pyracantha coccinea es ideal para dar color y vida al jardín en las estaciones más frías. Además, esta planta es resistente a la sequía y a la contaminación, por lo que es perfecta para zonas urbanas.

5. Malus domestica

El Malus domestica, o manzano común, es un árbol frutal muy popular que produce manzanas de diversos colores y sabores en otoño. Estos frutos son muy decorativos y atraen a la fauna local, como pájaros y ardillas, que se alimentan de ellos. Además, el Malus domestica tiene una bonita floración primaveral, lo que lo convierte en una planta muy apreciada en jardinería ornamental.

6. Viburnum opulus

El Viburnum opulus, conocido como «bola de nieve» o «guindo de Europa», es un arbusto de gran belleza que produce atractivas bayas rojas en otoño. Estas bayas son muy decorativas y duraderas, por lo que el Viburnum opulus es ideal para dar color al jardín durante los meses más fríos. Además, esta planta tiene unas flores blancas en forma de bola muy llamativas, lo que la convierte en una opción muy interesante para jardines y parques.

También te puede interesarPhormium: plantas estructurales coloridas todo el añoPhormium: plantas estructurales coloridas todo el año

7. Rosa rugosa

La Rosa rugosa es un arbusto ornamental muy resistente que produce pequeños frutos rojos en otoño e invierno. Estos frutos son muy decorativos y atraen a aves como los mirlos y petirrojos, que se alimentan de ellos. Además, la Rosa rugosa tiene unas flores grandes y fragantes que embellecen el jardín durante la temporada de floración. Sin duda, una planta muy versátil y atractiva para tener en el jardín.

8. Sorbus aucuparia

El Sorbus aucuparia, también conocido como «serbal de los cazadores» o «majuelo», es un árbol con una corona redondeada y densa que produce racimos de frutos anaranjados en otoño. Estos frutos son muy apreciados por las aves migratorias, que se alimentan de ellos antes de emprender su viaje hacia el sur. Además, el Sorbus aucuparia tiene unas hojas caducas muy decorativas que adquieren tonalidades rojizas en otoño, creando un espectáculo visual único en el jardín.

9. Mahonia aquifolium

El Mahonia aquifolium, también conocido como «uva de Oregón» o «muérdago de Oregón», es un arbusto perenne que produce racimos de bayas azules en otoño e invierno. Estas bayas son muy llamativas y contrastan con el verdor de sus hojas espinosas, lo que lo convierte en una planta muy atractiva para dar color al jardín. Además, el Mahonia aquifolium tiene unas flores amarillas tempranas muy perfumadas que atraen a los insectos polinizadores, como abejas y mariposas.

10. Ilex aquifolium

El Ilex aquifolium, también conocido como «acebo común» o «hiedra», es un arbusto perenne muy utilizado en jardinería por sus atractivas bayas rojas en otoño e invierno. Estas bayas son muy decorativas y atraen a aves como los jilgueros y pinzones, que se alimentan de ellas. Además, el Ilex aquifolium tiene unas hojas espinosas y brillantes que le otorgan un aspecto elegante y sofisticado, ideal para dar vida y color al jardín en los meses más fríos.

También te puede interesar15 plantas con cabezas de semillas atractivas en otoño e invierno15 plantas con cabezas de semillas atractivas en otoño e invierno

11. Taxus baccata

El Taxus baccata, conocido como «tejo común» o «tejo», es un arbusto perenne que produce frutos rojos en otoño. Estos frutos son muy llamativos y atraen a las aves silvestres, que se alimentan de ellos en busca de alimento. Además, el Taxus baccata tiene unas hojas perennes y lanceoladas que mantienen su verdor durante todo el año, lo que lo convierte en una planta ideal para dar color al jardín en las estaciones más frías.

12. Berberis thunbergii

La Berberis thunbergii, conocida como «agrónomo japonés» o «berberis de Thunberg», es un arbusto muy resistente que produce pequeñas bayas moradas en otoño e invierno. Estas bayas son muy llamativas y contrastan con el verdor de sus hojas espinosas, lo que lo convierte en una planta muy atractiva para dar color al jardín. Además, la Berberis thunbergii tiene unas flores amarillas muy perfumadas en primavera, añadiendo más atractivo a esta planta.

13. Vaccinium myrtillus

El Vaccinium myrtillus, conocido como «arándano azul» o «mirtilo», es un arbusto pequeño que produce bayas azules en otoño e invierno. Estas bayas son comestibles y muy apreciadas por su sabor dulce y antioxidante, por lo que el Vaccinium myrtillus es ideal para tener en el jardín y disfrutar de sus beneficios. Además, este arbusto tiene unas hojas pequeñas y brillantes que adquieren tonalidades rojizas en otoño, creando un espectáculo visual único.

14. Acer palmatum

El Acer palmatum, conocido como «arce japonés» o «arce palmado», es un árbol ornamental que produce samaras de color rojo intenso en otoño. Estas samaras son muy decorativas y atraen a las aves que se alimentan de ellas. Además, el Acer palmatum tiene un follaje caduco muy decorativo que adquiere tonalidades anaranjadas y moradas en otoño, creando un efecto visual espectacular en el jardín.

15. Pyrus calleryana

El Pyrus calleryana, también conocido como «peral de Callery» o «peral ornamental», es un árbol muy apreciado en jardinería por sus frutos pequeños y redondos en otoño. Estos frutos son muy decorativos y atraen a aves como los mirlos y estorninos, que se alimentan de ellos. Además, el Pyrus calleryana tiene una bonita floración primaveral de color blanco que embellece el jardín, convirtiéndolo en una planta muy versátil y atractiva.

entradas relacionadas