Cuidados y reproducción de Kalanchoe beharensis

Las plantas suculentas son una excelente opción para decorar cualquier rincón de nuestro hogar. Dentro de esta amplia variedad de plantas, el Kalanchoe beharensis destaca por su belleza y facilidad de cuidado. En este artículo te contaré todo lo que necesitas saber sobre el Kalanchoe beharensis: desde sus cuidados básicos hasta cómo reproducirlo para tener más ejemplares en tu colección.

Cuidados básicos del Kalanchoe beharensis

El Kalanchoe beharensis, también conocido como ‘árbol de fieltro’, es una planta suculenta originaria de Madagascar. Una de las características más llamativas de esta planta es su hoja grande y redondeada de color plateado-verde con bordes rojizos, que le dan un aspecto exótico y elegante. Para mantener esta belleza, es importante conocer y aplicar los cuidados básicos que requiere el Kalanchoe beharensis.

Para empezar, es fundamental tener en cuenta que el Kalanchoe beharensis es una planta que necesita una exposición abundante a la luz solar. Por lo tanto, debemos ubicarla en un lugar donde reciba luz directa durante al menos 6 horas al día. Si la colocamos en un lugar con poca luz, es probable que las hojas pierdan su colorido y se vuelvan más débiles.

Otro aspecto importante en los cuidados del Kalanchoe beharensis es el riego. Esta planta suculenta es muy resistente a la sequía, por lo que es preferible regarla de forma moderada y espaciada. Es recomendable esperar a que la tierra esté completamente seca antes de volver a regar, ya que el exceso de humedad puede provocar la pudrición de las raíces. Un buen truco para saber cuándo regar es introducir un palito en la tierra: si sale limpio, es momento de regar.

Fertilización y poda del Kalanchoe beharensis

Aunque el Kalanchoe beharensis es una planta que no requiere muchos cuidados, es importante mantenerla nutrida para que pueda crecer de forma saludable. Para ello, podemos fertilizarla cada 2-3 meses durante la primavera y el verano, que es cuando la planta está en pleno crecimiento. Es recomendable utilizar un fertilizante específico para cactus y suculentas, siguiendo las indicaciones del envase para no sobrefertilizar la planta.

En cuanto a la poda, el Kalanchoe beharensis no requiere podas frecuentes, ya que suele mantener su forma redondeada de manera natural. Sin embargo, si deseamos fomentar un crecimiento más compacto y vigoroso, podemos podar las hojas inferiores de la planta para que concentre sus energías en las hojas superiores. Es importante utilizar herramientas limpias y desinfectadas para evitar la propagación de enfermedades.

Reproducción del Kalanchoe beharensis

Si te encanta el Kalanchoe beharensis y quieres tener más ejemplares en tu colección, la buena noticia es que esta planta se puede reproducir de forma sencilla a través de esquejes. Para reproducir el Kalanchoe beharensis por esquejes, necesitarás una hoja sana y limpia de la planta madre.

Para comenzar, corta la hoja seleccionada con un cuchillo afilado y déjala secar al aire durante unos días, hasta que la herida de corte se haya sellado. Luego, planta el esqueje en tierra específica para cactus y suculentas, asegurándote de que la herida de corte quede ligeramente enterrada. Riega el esqueje de forma moderada y colócalo en un lugar luminoso, pero sin luz directa.

En poco tiempo, el esqueje comenzará a enraizar y a desarrollar nuevas hojas, lo que indicará que ha enraizado con éxito. Es importante tener paciencia durante este proceso, ya que el Kalanchoe beharensis es una planta que puede tardar algunas semanas en enraizar. Una vez que el esqueje ha enraizado, puedes trasplantarlo a una maceta definitiva y seguir disfrutando de la belleza de esta planta única.

Con estos sencillos cuidados y técnicas de reproducción, podrás mantener tu Kalanchoe beharensis en óptimas condiciones y agregar más ejemplares a tu colección de plantas suculentas. ¡Anímate a cuidar y reproducir esta hermosa planta y disfrutar de su exótica belleza en tu hogar!

entradas relacionadas